The Legend Of Zelda: Majora’s Mask 3D – Análisis Destacado

Escrito por Write on Lunes, 23 Febrero 2015 Publicado en Análisis Visto 1151 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Hace 4 meses, escribí una Retro Reseña sobre el Majora’s Mask original para el Nintendo 64, y concluí que no sólo era una gran secuela para el famoso Ocarina of Time, si no también que era un título sin igual, una obra maestra. Como deben imaginarse, todo esto aplica a la remasterizació que acaba de salir para el 3DS (y el New 3DS), Majora’s Mask 3D.

Esta nueva versión es como darle una nueva pintada a un carro clásico, es exactamente el mismo juego solo que… mejor. Tiene mejores gráficos, está mejor balanceado, el efecto 3D está muy bien implementado, le han insertado una que otra mejora en el gameplay o en el diseño general para que darnos una experiencia más satisfactoria… ¡y ahora lo puedes llevar a todas partes! Si tienes un 3DS, ya sea el viejo modelo o el nuevo, este juego tiene que estar en tu colección.

En lo que se refiere a la premisa general y el desarrollo de la trama del juego, nada ha cambiado en relación a la versión original. El juego comienza con nuestro héroe, Link, montando a su fiel caballo Epona a través de los Lost Woods de Hyrule. Está buscando a una vieja amiga (probablemente Navi, la hada tan “carismática” del juego anterior) pero parece que se ha perdido. De pronto, un par de hadas asustan al caballo, Link cae y se desmaya. Es acá cuando aparece por primera vez nuestro antagonista principal: Skull Kid. Pero hey, no es el mismo chibolo que apareció en Ocarina of Time, esta vez está usando la Máscara de Majora, la cual lo ha vuelto loco y despiadado. En fin, con Link desmayado, comienza a revisar sus cosas y se roba su Ocarina… pero felizmente nuestro héroe despierta. Esto resulta en una emocionante persecución, la cual culmina con nuestros personajes atravesando una especie de portal, Skull Kid transformando a Link en un Deku (!) y en Tatl, una de las hadas, quedándose con él. Eventualmente los dos llegarán a una Tierra llamada Termina (qué sutil) pero no sin antes encontrarse con el Happy Mask Salesman (Vendedor de Máscaras Felices), un tipo perturbador que les pide por favor le ayuden a encontrar una máscara que le fue robada… a que no adivinan de cuál se trata.

Ese solo es el comienzo de la historia principal. Muchas cosas pasan luego, las cuales involucran gigantes sagrados, una luna apocalíptica, y muchas, muchas más máscaras. Además, también tenemos muchas sub-historias. De hecho, a diferencia de otros juegos de la saga, Majora’s se enfoca bastante en las sub-misiones, a través de las cuales el jugador conoce de mejor manera a los personajes secundarios del juego. Es una gran manera no solo de alargar el juego y darle más profundidad, sino también de hacer que uno conozca a los NPCs (personajes no-jugables) y nos de pena el hecho de que vivan en un mundo que pronto será destruido.

1

Porque esa es otra cosa: hay una Luna Gigante que se acerca a Termina, y Link solo tiene 3 días para cumplir su misión, de lo contrario todos morirán. Evidentemente tres días no son suficientes para pasarse un juego, por lo que eventualmente recuperaremos la Ocarina del Tiempo y podremos viajar adelante y atrás en el tiempo para realizar todas nuestras misiones. Contrariamente a lo que uno podría pensar, esto no se hace que el juego se torne repetitivo o aburrido. Todo lo contrario; el hecho de que uno pueda repetir el mismo día en diferentes áreas, para realizar diferentes misiones, ayudar a diferentes personajes o pasar diferentes templos profundiza de sobremanera al juego, y como se mencionó antes, ayuda a que conozcamos mejor a los NPCs. Vemos qué hacen cada día, nos memorizamos sus rutinas y nos enteramos de cómo se relacionan con otros personajes. Es una gran manera de caracterizar al “reparto” del juego, cosa que no he vuelto a ver de manera igual de efectiva en juegos más recientes.

Majora’s Mask 3D tiene un mundo muy explorable, quizás un poco más pequeño y cerrado que el de su predecesora, pero mucho más lleno de cosas que hacer, de personajes, de eventos raros. Ocarina of Time era bastante convencional en lo que se refiere a su estética y en la manera en que nos presentaba una historia de aventuras desarrollada en un mundo fantástico estilo El Señor de los AnillosMajora’s Mask 3D toma más riesgos, por lo que resulta ser un título mucho más… raro. (En el buen sentido de la palabra, claro está.) Tenemos una secuencia de OVNIs, por ejemplo (muy perturbadora), fantasmas, e incluso la infame mano del inodoro. Se trata de un juego oscuro, fuera de lo común, pero a la vez innegablemente efectivo precisamente por lo diferente que es al resto de la saga.

2

Pero bueno, ¿qué hay de las mejoras hechas para esta nueva versión? Podemos comenzar con los gráficos, los cuales se ven realmente magníficos. Al haber sido desarrollado por Grezzo, quienes también se encargaron de la remasterización de Ocarina of Time para esta misma consola portátil, el juego usa los mismo modelos de personajes (cuando es aplicable, claro está) los cuales se ven realmente bien. Link se ve mucho más realista que en la versión de Nintendo 64, y en general el título cuenta con muchos más polígonos, la capacidad de ver mucho más a distancia, texturas con más detalle y mejor resolución, y un uso del 3D que hace que uno se meta en el juego. Majora’s Mask 3D es un juego extremadamente colorido, lo cual contrasta magníficamente con su historia oscura y cuasi-deprimente; Termina es un lugar memorable y triste, estéticamente raro pero agradable.

Al igual que en Ocarina of Time, la música de Koji Kondo es increíblemente memorable. El tema principal de Zelda reaparece después de haber estado ausente en el juego anterior, y temas nuevos, como el del Skull Kid, por ejemplo, son inolvidables. Al ser un juego de hace 14 años, la música sigue estando en formato MIDI (o sea, no está orquestada), pero de igual manera se escucha muy bien. Contribuye perfectamente a la atmósfera del juego, a crear suspenso y misterio, e incluso a caracterizar personajes cuando aparecen por primera vez. (Nada esto ha cambiado en esta nueva versión).

Otro cambio está en la forma en que el título se juega, lo cual no debería ser una sorpresa teniendo en cuenta que se tratan de modificaciones similares a lo que vimos en Ocarina of Time 3D. Ahora el usar los ítems es mucho más simple; se utiliza la pantalla táctil de nuestro sistema para acceder tanto a ellos como al Bombers Notebook, un libro de notas extremadamente útil en donde podemos visualizar información de todos los personajes que conozcamos, así como de los sub-misiones que nos falte completar. Por otro lado, si cuentas con un Circle Pad Pro (como yo) o con un New 3DS, puedes usar el segundo stick para controlar la cámara del juego, cosa que no se vio ni en la versión de Nintendo 64, ni en la remasterización de Ocarina of Time. Al igual que en Wind Waker Wind Waker HD, la cámara se controla perfectamente, y a pesar de ser un detalle aparentemente pequeño, le otorga al juego una libertad de control impresionante que jamás habíamos visto antes.

3

Por otra parte, también se han dado algunos cambios en el diseño de algunos lugares en el juego, así como de algunas secciones. El banco que queda dentro del pueblo, por ejemplo, ha sido movido de lugar para hacerlo más accesible, y algunas peleas contra jefes (como la de Goht) han sido modificadas. No se trata de cambios demasiado radicales; lo que han hecho Grezzo y Nintendo es hacer que el juego sean más accesible. Después de todo, recuerdo que mucha gente se quejaba de que Majora’s Mask era uno de los títulos más obtusos y difíciles de la saga. Lo bueno es que estos cambios no han hecho que el juego sea más fácil para todos; ahora sólo es más fácil para los primerizos.

Si hay algo que no ha sido cambiado para esta nueva versión, y que de hecho fue una de las pocas decepciones (para mucha gente, no necesariamente para mí), fueron los templos. A diferencia de otros ZeldasMajora’s Mask 3Dsólo cuenta con cuatro templos, los cuales son muy diferentes. El Woodfall Temple, al ser el primero, es relativamente sencillo e intuitivo. Contiene una atmósfera palpable de oscuridad, y el Jefe, Odolwa, es memorable y divertido (pero quizás muy fácil.) El Snowhead Temple no me parece ni particularmente bueno ni particularmente malo. Lo más resaltante de esta mazmorra es su jefe, Goht, el cual se desarrolla de manera muy particular (es una carrera, básicamente.) El Great Bay Temple es simplemente horrible; más complicado, menos intuitivo, más largo y más desesperante que el Water Temple de Ocarina of Time (pero por alguna razón este último es más odiado.) Y por último, el Stone Tower Temple es una obra maestra. Es perturbador, es original, obliga a que uno use la mayoría de sus máscaras (y bueno, al menos todas las principales) para resolver sus puzzles, y está muy bien conectado a la historia del juego.

4

 

Ahora bien, cabe mencionar que sólo se incluyeron cuatro templos porque el foco principal del juego está en las máscaras y las sub-misiones. Porque hay muchos máscaras… la mayoría bien útiles la mayor parte del tiempo, mientras que algunas sirven únicamente para una que otra misión. Encontrar todas las máscaras es todo un reto, pero una vez que uno lo logra siente una excelente sensación de satisfacción que pocos juegos pueden brindar. Ah, y cómo olvidar la máxima máscara en Majora’s Mask: la Fierce Deity Mask. No sé si todos mis lectores han jugado el juego, por lo que no diré mucho sobre lo que hace: sólo diré que se trata de uno de los ítems más poderosos que haya visto en un título de Zelda, el cual hace que todos los bosses (incluyendo el último) sean increíblemente fáciles de derrotar. Si realmente quieren vivir el juego de manera completa, no recomiendo conseguirla hasta después de haber terminado la historia principal por primera vez.

En fin, no hay mucho más que pueda decir sobre Majora’s Mask 3D. Esta esperada remasterización conserva todo lo que hizo que el título original fuese tan memorable: más máscaras, los personajes no-jugables tan bien desarrollados, el mundo de Termina extremadamente detallado y bien diseñado, y los elementos de gameplay que diferencian a este juego de las otras entregas de la saga de Zelda. Todo lo que han hecho Grezzo y Nintendo es mejorar muchos de los pocos elementos en lo que fallaba el juego: ahora se puede mover la cámara libremente con la ayuda de un segundostick, algunas de las áreas del juego han sido modificadas para hacerlas más intuitivas, se puede usar el touch screenpara mejor seleccionar y controlar los ítems (como la Ocarina) y, más vistosamente, se han mejorado de manera increíble los gráficos. Majora’s Mask 3D es uno de los juegos más memorables (y ahora, visualmente bellos) que haya probado, por lo que es una compra obligada si es que cuentas con cualquier modelo del 3DS.

 

Medios

Link64

Alias de Sebastián Zavala, asistente de dirección, crítico de cine, cinéfilo empedernido, lector y gamer. Fanático de Nintendo, The Legend of Zelda, Star Wars, AC/DC, John Williams, entre otros intereses geek. Le gusta dirigir, producir, escribir, bloggear, leer, tocar guitarra, escuchar música, saltar, y flotar.